Mentiras y verdades sobre los sindicatos

 

 Sobre los sindicatos se dicen muchas mentiras y pocas verdades. 

 

Mentira: cada vez los Sindicatos tienen menos apoyo. 

Verdad: cada vez hay más trabajadores y trabajadoras que se afilian a los Sindicatos. 

 La afiliación a los Sindicatos ha aumentado desde los años 80 hasta nuestros días pasando de 500.000 a 2.500.000 de afiliados y afiliadas. Los Sindicatos tienen más afiliación que los partidos políticos o las organizaciones empresariales. 

 

Mentira: los Sindicatos no representan a los trabajadores. Nadie los elije. 

Verdad: los trabajadores y trabajadoras votan mayoritariamente a los Sindicatos y estos por tanto los representan. 

 Los trabajadores y trabajadoras eligen a sus representantes en unas elecciones libres y democráticas, de forma secreta y voluntaria, como en cualquier elección democrática. 

 

Mentira: los Sindicatos viven del dinero del Gobierno y por eso están vendidos. 

Verdad: Más del 80 % de la financiación de los Sindicatos son de las cuotas de sus afiliados y afiliadas. 

 Los Sindicatos reciben dinero público en función de la representatividad que obtienen en las elecciones sindicales y para financiar su participación en las mesas de negociación colectiva y diálogo social, en las que representan a todos y todas las trabajadoras, afiliadas o no. Las subvenciones no impiden que los Sindicatos convoquen movilizaciones contra las decisiones de las empresas, patronales o gobiernos que perjudican a las y los trabajadores. 

 

Verdad: los Sindicatos Españoles son los que menos ayudas reciben. 

  En países como Reino Unido, Francia e Italia se ayuda a los Sindicatos más que en España. 

El Gobierno aporta a los Sindicatos españoles 11,2 millones de euros (Presupuestos Generales del Estado 2013) en función de la representatividad y de acuerdo con su papel institucional. La patronal ingresa ayudas similares a los Sindicatos. Los partidos políticos obtienen 82,7 millones. La casa real 7,9 y la iglesia católica más de 159 millones de euros. Las empresas privadas de prensa y televisión reciben de las arcas del Estado 360 millones de euros. 

 

Mentira: los Sindicatos se benefician del dinero de la formación que pagamos los trabajadores. 

Verdad: el dinero de la formación está dedicado íntegramente a realizar cursos. 

  La formación no supone ingresos a los sindicatos ya que tienen que destinar ese dinero a realizar cursos y tienen que demostrarlo. Existe un control público y una inspección para garantizarlo, de no ser así, el dinero hay que devolverlo a la Administración. 

Gracias a este sistema se forman casi 2,5 millones de trabajadores y trabajadoras al año de forma gratuita. 

 

Mentira: hay cientos de liberados sindicales que perjudican la actividad económica de las empresas y no sirven para nada. 

Verdad: el número de liberados sindicales es muy pequeño y se dedican a tiempo completo a defender los intereses y derecho de sus compañeros de trabajo y de los trabajadores en general.

En España hay 4.000 liberados que defienden a 12 millones de trabajadores. Son liberados en función de haber sido elegidos por los trabajadores y porque sus compañeros les ceden parte de sus horas sindicales para que se puedan dedicar a tiempo completo a su labor sindical para el conjunto de los trabajadores, afiliados o no, realizando asesoramiento laboral, negociando convenios u otros acuerdos con los empresarios, participando en las mesas de diálogo social, realizando prevención de riesgos laborales, etc. Lo que más molesta de los delegados sindicales no es el coste de sus horas sindicales, sino lo que se consigue con ellas. 

 

Mentira: los sindicalistas tienen muchos privilegios. 

Verdad: ser sindicalista no es ningún chollo. Ser delegado requiere mucho compromiso y trabajo, y, en la mayoría de los casos, pérdida de oportunidades profesionales, e incluso la incomprensión de sus compañeros. 

 

Mentira: los Sindicatos no hacen nada y no sirven para nada. 

Verdad: los Sindicatos defienden y promueven los derechos e intereses de los 12 millones de trabajadores y  trabajadoras, forman a más de 2.500.000 y negocian más de 5.500 Convenios.

 

¿QUÉ HAY DETRÁS DE LAS CRÍTICAS A LOS SINDICATOS? 

  • Los Sindicatos, como cualquier otra organización formada por personas, se pueden equivocar, tienen errores, hay personas que no están a la altura.  
  • En esta crisis, muchas organizaciones, instituciones, empresas, gobiernos, partidos políticos, medios de comunicación, etc., no han estado a la altura de las circunstancias. 
  • Todas tienen que revisar en qué han fallado, incluidos los Sindicatos. 
  • Pero a pesar de sus errores, los Sindicatos son el último baluarte de la defensa de los derechos de los y las trabajadoras y del Estado de Bienestar: educación, sanidad, pensiones… 
  • Pero el cuestionamiento sistemático de los sindicatos esconde un motivo profundo: 
  • Eliminar a los Sindicatos es eliminar el último obstáculo para desmantelar los derechos laborales y el Estado de Bienestar.  
  • Los Sindicatos tienen que mejorar, y la mejor manera de hacerlo es participando y representando a tus compañeros y compañeras. 

 Porque la verdad de los Sindicatos, LA ÚNICA VERDAD, es que no son más ni menos que la ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS de cada empresa y en la sociedad. Son los defensores de los intereses y derechos de los trabajadores y trabajadoras.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador y continua navegando consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto